-Fútbol

Cuando el fuego crezca quiero estar allí

Primero firmó su contrato profesional y cuatro días después fue al banco de suplentes de San Lorenzo de Almagro en un partido por la Superliga Argentina de fútbol.

Con la humildad y la buena onda de siempre Gastón Hernández dialogó con El Grito Sagrado y contó detalles de este gran momento de su carrera deportiva.

Lo del contrato, ¿Cómo surgió?

“Venía entrenando y jugando como titular en reserva. Hace un mes me dijeron que iba a firmar, yo tenía hasta el 30 de junio de este año, sino quedaba libre; así que no sabes como esperaba ese momento”.

¿Cómo viviste el momento de integrar el plantel profesional en un partido oficial?

“Feliz lo disfruté a full, una experiencia, la primera, inolvidable”.

Más allá que es un sueño, ¿Lo imaginabas, lo intuías?

“La verdad que no porque miércoles y jueves entrené con primera y no me dijeron nada. La tarde del jueves me llegó un mensaje de mi profe de reserva, él me avisó y la verdad no lo podía creer”.

El último partido de la Superliga tuvo al Ciclón jugando en la provincia de Tucumán ante el San Martín de Caruso Lombardi.

¿Cómo fue el viaje, cómo te trató el grupo?

“El viaje en avión fue corto. Me trataron re bien, me integraron rápidamente, me hablaron, me dieron tranquilidad y por si me tocaba entrar me aconsejaron que estuviera tranquilo”.

¿Hablaste con Almirón, él habló con vos, te dijo algo?

“Habló en general, que estuviera tranquilo y disfrutara, y si me tocaba la oportunidad de entrar que iba a tener la confianza de él y de todos mis compañeros”.

La noche previa a ese gran e inolvidable momento ¿Cómo fue, pudiste dormir?

“Si dormí tranquilo. Sobre todo porque el partido se jugaba a las 21 del otro día”.

¿Ver la camiseta de primera con tu nombre, qué genera?

“Es hermoso, la vi apenas entré al vestuario”

¿Cómo viviste el partido desde el banco de suplentes de la primera?

“Cuando entramos a la cancha me senté en el banco de suplentes y  tenía muchas ganas de entrar en cualquier momento. No estaba nervioso pero sí tenía mucha ansiedad”.

Si bien no ingresó, con la costumbre de no contentarse con los restos, ya dio otro paso, uno más para cumplir el sueño de jugar en el fútbol grande.

 

 

Comment here