FútbolMás Noticias

Con gol de Lucas Gamba, Central ganó en el “Monumental”

Central lo hizo. Lo que parecía una utopía no lo fue. Después de tantos años los canallas volvieron a ganar en el Monumental. Lograron una victoria tan histórica como urgente. Y ante el mejor de todos. Y a domicilio. Pero las hazañas no son producto de la casualidad. Son la resultante de una sumatoria de méritos. Valores. Cualidades. Bondades. Todas articuladas en pos del bien común de un grupo que dejó todo. Y se trajo todo.

Orden, organización, solidaridad, vocación, coraje y también fútbol es lo que combinó Central para ganarle al River implacable, ese del que todos hablan y al que muchos admiran.

Central ganó un partidazo y los tres puntos cosechados sirven para tomar un poco de aire en la lucha por el promedio. Pero son de enorme utilidad anímica y futbolística para que Cocca y sus muchachos comprendan que jugando así la misión de salir de la zona compleja será más sencilla.

Cuando el partido ingresaba en su último cuarto ya no quedaban dudas de que Central estaba desarrollando uno de sus mejores planteos tácticos de la Superliga. Porque la diferencia en las equivalencias fueron no sólo equiparadas sino también superadas. Es que la victoria había sido edificada desde un orden y disciplina para resistir primero y avanzar después. Con Barbieri como estandarte, con el incansable ida y vuelta de Gamba y Rius, con un dispositivo de contención sincronizado, y con una convicción colectiva que no se agotó nunca.

River tuvo que apelar a toda su artillería para tratar de escaparle a la derrota que nunca imaginó. Pero el fútbol tiene en su esencia que nada se gana ni se pierde en la previa, porque lo impensado es la usina de la magia que tiene este deporte. Y por ello el equipo de Gallardo sucumbió ante Central.

El partido comenzó con un River volcado en ataque, jugando en territorio canalla, y lateralizando para generar los espacios.

A los 3′ llegó la primera jugada de riesgo, con un remate de Pinola desde afuera del área que exigió la volada de Ledesma para sacarla al córner.

Los de Gallardo asfixiaban en la salida a Central para recuperar rápido la pelota y desde allí trataban de construir el juego profundo.

Pero de poco los canallas fueron encontrando la forma de articular juego desde sus volantes para romper con la presión y empezar el viaje hacia suelo millonario.

Así a los 10′ Ojeda probó desde lejos y generó la atención de Armani.

Y unos minutos más tarde un centro pasado encontró a Rius que jugó hacia atrás para Barbieri, quien pifió desde una inmejorable ubicación.

River juntaba los volantes ofensivos con los delanteros, tanto en ataque como en la tarea para retomar el control del balón, y así constituía el riesgo permanente para el arco centralista.

Así a los 37′ Palacios metió un pase entre líneas para Suárez, quien de media vuelta remató y la pelota se fue cerca.

Y al ratito una salida impecable de Martínez Cuarta dejó a De la Cruz cara a cara con Ledesma, pero falló en la definición.

Pero Central no se resignó al rol de partenaire al que quiso darle River, por eso buscó también el arco de Armani, como lo hizo Riaño en una escapada tras recuperar la pelota en el medio, pero le faltó resto físico para llegar al área y su remate terminó débil en las manos del arquero.

Pero llegó el complemento. Central arrancó con la fórmula de River. Presionó la salida, Martínez Cuarta es forzado al error por Lucas Gamba, quien se llevó la pelota y definió para sorpresa de todos.

Central pasaba a ganar un partido impensado. Barbieri sacaba todo, Gamba y Rius iban y venían, los volantes se multiplicaban y Riaño hacía lo suyo.

River sintió el impacto y se fue como un león herido hacia el arco de Ledesma, pero ya con imprecisiones no habituales, los que facilitaban la resistencia canalla.

Central terminó elaborando una victoria emparentada con la hazaña. Pero desde la previa. Porque en el campo las diferencias proclamadas no se percibieron con la magnitud manifiesta. Tanto que los canallas terminaron festejando un triunfo ejemplar.

Síntesis

River: Franco Armani; Gonzalo Montiel, Lucas Martínez Cuarta, Javier Pinola y Milton Casco; Enzo Pérez, Exequiel Palacios e Ignacio Fernández; Nicolás de la Cruz (58′ Quinteros); Rafael Borré (67′ Pratto) y Matías Suárez (67′ Scocco). DT: Marcelo Gallardo.

Central; Jeremías Ledesma; Nahuel Molina, Miguel Barbieri, Diego Novaretti y Emanuel Brítez; Emmanuel Ojeda, Fabián Rinaudo y Leonardo Gil (72′ Colazo); Ciro Rius, Claudio Riaño (67′ Ribas) y Lucas Gamba (80′ Pereyra). DT: Diego Cocca.

Gol: 46′ Gamba (RC)

Árbitro: Fernando Echenique

Cancha: River

 

Fuente: Diario La Capital (Rosario)

 

 

Comment here