Fútbolmás-notas

Referente y emblema del campeón

El Sport Club Quiroga se consagró campeón de primera A por primera vez en su historia.

Uno de los responsables de este título fue Carlos Freyre, gran referente no solo del equipo sino de la institución.

El defensor explicó por qué el equipo de camiseta azul salió campeón.

“Creo que fue una mezcla de muchas cosas buenas que se hicieron durante el año, de un muy buen trabajo del cuerpo técnico y una predisposición al trabajo de parte nuestra desde el primer momento. Seguimos por la misma línea todo el año que era ser protagonista en todas las canchas siempre intentando poner el balón al piso y con una intensidad muy alta cuando no la teníamos. Creo que se logró lo que se buscaba y más allá de lo ajustado del final creo que fuimos justos campeones por el fútbol que desplegamos durante el torneo.  Y el grupo humano fue la clave también para salir campeones sin dudas”.

Freyre destacó el partido que los marcó, ese en el que se dieron cuenta que podían cumplir el sueño.

“El partido contra Rincón nos marcó porque nos dio un envión anímico muy importante de la manera que se ganó y contra el rival que se ganó que a nuestro entender era el rival más directo por  la lucha para salir campeones”.

A noventa minutos de la gloria, la noche previa al gran partido contra el Sportivo Balloffet fue especial.

“Había ansiedad más que nada, durante toda la semana la tuvimos. Sabíamos que nos jugábamos algo histórico para el club y obviamente eso nos llevó a estar muy ansiosos pero bueno gracias a Dios pudimos sacarlo adelante”.

Si bien ganó el equipo no desplegó su mejor juego ante el Pirata de la margen, al respecto Carlos dijo.

“Sabíamos que iba a ser un partido duro friccionado porque Balloffet es un equipo que no regala nada y suponíamos que nos iban a querer cortar el circuito de juego nuestro y salir rápido de contra. La verdad que estábamos un poco nerviosos e imprecisos pero creo que el primer gol nos dio un poco de tranquilidad y confianza y el segundo tiempo ya salimos más tranquilos y tuvimos más la pelota y pudimos hilvanar una buena jugada del segundo gol que eso nos dio mucha tranquilidad creo que terminamos siendo justos ganadores”.

Llegó el final del partido y como sucede en las grandes consagraciones, los protagonistas experimentan muchas sensaciones.

“Pensé en Muchísimas cosas son muchos años en el club prácticamente una vida no sólo mía sino de mi familia y de toda la gente que bancó muchos momentos malos en el club y especialmente pensé en mi mamá que ya no la puedo tener conmigo pero ella fue la que me pidió que volviera al club cuando supo de su enfermedad para verme con nuestra camiseta y en sus últimos días le prometí hacer todo lo posible para algún día regalarle esto a ella y a mi viejo que gracias a Dios lo tengo a mi lado. Por suerte pude cumplirle asi que más o menos todas esas sensaciones juntas se me vinieron en ese momento la verdad que fue muy emocionante”.

Comenzó a jugar al fútbol cuando tenía 7 años, durante su trayectoria estuvo dos años en Arsenal de Sarandí, además integró la selección sanrafaelina sub 14, también jugó en el Deportivo Goudge, La Llave y El Tropezón.

Hace cuatro años regresó al club, a su casa, donde hoy disfruta de un sueño que hizo realidad.

 

 

Comment here