Más NoticiasPolideportivo

Rodrigo Juárez le dijo adiós al triatlón

La historia tiene como protagonista a Rodrigo Juárez.

Sus primeros pasos en el mundo deportivo los dio en el fútbol (en el Sport Club Quiroga) y en la natación.

Con apenas 12 años de edad comenzó con el triatlón, que poco a poco se fue convirtiendo en su gran pasión.

“En realidad mi llegada al triatlón fue por Miguel Giménez, él me involucró a través de la natación. Años más tarde como la disciplina más difícil la tenía (la natación), comencé a competir”, destacó.

El mejor momento de su exitosa trayectoria fue en 2006 cuando participó en el Mundial que se desarrolló en México.

“Ese mundial fue un antes y un después en mi carrera deportiva. Lamentablemente sufrí una deshidratación muy grande en una de las carreras (corrió tres). A partir de ahí empecé con problemas en los riñones, cálculos y en parte es por eso que tengo que dejar de competir”, afirmó y agregó “No puedo sufrir deshidratación, no puedo tomar sales, bebidas isotónicas, y entrenar sin eso es muy difícil porque no te recuperas bien”.

El año pasado tras correr el “Vendimia” en la capital mendocina Rodrigo tomó la decisión.

“En La Paz me despido, ese será el último tria”.

En marzo de 2019 comenzó su preparación para la carrera en suelo entrerriano.

“La puesta a punto fue rara. Comenzamos con la parte pedestre porque La Paz tiene una parte de pedestrismo muy dura, con un circuito que tiene mucho desnivel. En la bici, pedaleamos los sábados hasta diciembre que salimos tres veces por semana. Con la natación me mantengo, es el deporte que más me gusta y con poco me sirve para estar bien”.

La noche previa fue diferente a todas las anteriores.

“No quería que llegara el día, porque duele saber que es la última carrera, es que el triatlón me gusta mucho desde chiquito. Fue una noche muy triste, no la pasé muy bien”.

Llegó el día, la hora señalada, y comenzó el Triatlón Internacional de La Paz.

En la natación, Juárez cumplió una buena tarea, hasta ahí estaba todo bien.

Pero al llegar al parque cerrado de ciclismo, la rueda trasera de su bicicleta estaba pinchada, en llanta.

“Primera vez en 19 años que me pasó y justo en la última carrera”, señaló. No obstante pedaleó como en las mejores épocas.

Vale destacar que al cambiar de bici, la hidratación quedó en la otra (la que tenía la rueda pinchada), pero al igual que en 2016 apareció el gran Yamil Amuch con una gaseosa  y eso fue clave para que el parcial fuera tan bueno.

Y en la parte pedestre, si bien estaba previsto un ritmo más tranquilo Rodrigo apuró el paso finalizando la prueba en 2h.14m.32s.

“En la llegada me sentí contento y triste a la vez, imposible no llorar, fue un desahogo de emociones. Lo di todo, jamás mezquiné nada, trabajé mucho y resigné mucho pero porque me gusta”.

Nueva etapa

Hace tres años que trabaja en la escuela de triatlón del San Rafael Tenis Club.

“Eso de transmitir es lo que más me gusta. Aconsejo a los chicos que disfruten del deporte. Además lo que más rescato del triatlón es el ambiente y los amigos, hice muchos por eso adónde voy tengo gente conocida”.

Luego de 19 años entrenando y compitiendo, hoy con 33 años por cuestiones de salud y sobre todo porque privilegia otras cosas decidió dejar la actividad.

“Tengo que seguir un tratamiento y más adelante quizás una operación, pero espero volver algún día. Mi sueño desde chico fue correr un Ironman, un solo, para saber de qué se trata”.

Con cierta nostalgia y las emociones a flor de piel aclaró: “Espero que sea un hasta pronto”.

Ojalá así sea, crack.