FútbolMás Noticias

El último torneo que no se terminó en la Argentina

La crisis sanitaria del Coronavirus ​llevó a que finalmente se diera por terminada la Copa Superliga, torneo del que se había disputado una fecha al momento del parate (con dos partidos menos, en realidad), y se definió, además de la clasificación a las Copas del año próximo, que no habrá descensos. Sin embargo, no es la primera vez que un acontecimiento de estas características ocurre en el fútbol argentino.

La Copa Argentina ganó prestigio y continuidad en los últimos años, pero ya tenía un antecedente en el fútbol argentino, ya que en 1969 y 1970 se había disputado un torneo similar, aunque con criterios bastante distintos de clasificación y con otra salvedad: se llamaba Copa “de” Argentina.

La misma había sido creada por AFA para clasificar a la Recopa Sudamericana, un certamen paralelo a la Libertadores que la Conmebol impulsó por aquellos años al estilo europeo (entre campeones de copas nacionales), y que tampoco tiene nada que ver con la que actualmente enfrenta al campeón de la Libertadores con la Sudamericana. Cada país tenía un representante (excepto Brasil) y podía elegir el modo de clasificación: ahí nació la Copa de Argentina.

La edición de 1969 se disputó con normalidad y Boca resultó campeón, pero la de 1970 quedó inconclusa, a pesar de que San Lorenzo y Vélez ya habían disputado la final de ida. ¿Qué pasó para que tomen esta atípica decisión?

Según recuerda el C.I.H.F. (Centro para la Investigación de la Historia del Fútbol), dicha Copa no podían disputarla los participantes de la Libertadores 1970 (Estudiantes, River y Boca), ni los clubes de las Ligas provinciales que hubieran participado del Campeonato Nacional 1969. Sí podía jugarla Ferro, sin embargo, ya que venía de ser campeón de Primera B, por entonces Segunda División.

Así las cosas, 32 equipos arrancaron la Copa de Argentina 1970 y a la final llegaron Vélez y San Lorenzo. El primer partido se disputó el 3/3/1971, un año después del inicio del torneo: fue empate 2-2 en cancha de Atlanta, con goles de Rubén Hugo Ayala y Pedro Alexis González para los de Boedo, y de Miguel Ángel Benito y Adolfo Froilán Mecca en el Fortín.

A todo ésto, la Recopa Sudamericana de 1970 ya se había comenzado a jugar a fines de febrero, sin que estuvieran aún definidas las plazas de Argentina y Bolivia. Los otros integrantes de la Zona Sur, los representantes de Uruguay y Chile, pusieron en duda su participación y la Conmebol decretó que el torneo pasaba a ser amistoso: sólo se disputó la Zona Norte y el campeón fue América de Quito, de Ecuador.

Al declararse amistosa la Recopa, la Copa Argentina inmediatamente perdió interés tanto para los equipos finalistas como para la AFA: no había premio deportivo y, en aquellos tiempos, tampoco un incentivo económico.

Así las cosas, a cuatro días del partido definitorio entre San Lorenzo y Vélez, la Copa de Argentina 1970 fue suspendida y, al igual con la Copa Superliga 2020, el título quedó vacante.