FútbolMás Noticias

Un día como hoy se inauguró “La Bombonera”

El estadio Alberto J. Armando, popularmente conocido como La Bombonera, es un estadio de fútbol perteneciente al Club Atlético Boca Juniors, ubicado en el barrio de La Boca en la ciudad de Buenos Aires, Argentina.

Reconocido por diversos medios internacionales como uno de los más emblemáticos del mundo, y declarado de interés deportivo, turístico y cultural de la ciudad de Buenos Aires, fue inaugurado el 25 de mayo de 1940. Ricardo Alarcón, a los 12 minutos de juego, se convirtió en el primer jugador en marcar en el nuevo estadio, hecho que también repitió unos días después, el 12 de junio, cuando se disputó el primer partido de un torneo oficial, contra Newell’s Old Boys, y que acabó con el mismo resultado que el anterior.

El sábado25 de mayo de 1940 quedó oficialmente inaugurado con eventos que comenzaron temprano. A las nueve horas aproximadamente, una caravana de autos partió desde la sede social en Almirante Brown 967. A las 11, el entonces presidente Camilo Cichero, cortó las cintas celestes y blancas para habilitar el estadio en forma oficial. El cardenal Copello, a continuación, bendijo las instalaciones. Luego vinieron los desfiles de ex dirigentes y jugadores, entre otras figuras y emblemas del club.

A continuación, se jugó el primer partido, contra el Club Atlético San Lorenzo de Almagro, que terminó con un 2:0 a favor del equipo local. Debido a la falta de luz artificial, se programaron solamente dos tiempos de 35′. El primer gol en el recinto fue convertido a los 13 minutos de juego por Ricardo Alarcón, y Aníbal Tenorio selló el marcador a los 33′.

Ese día, Boca Juniors formó con Estrada; Ibáñez, Valussi; Viana, Lazzatti, Arcadio López; Tenorio, Alarcón, SarlangaGandulla y Sas. En el entretiempo, ingresaron Angeletti, Gelpi y Carniglia. El entrenador fue Enrique Sobral.

El 20 de abril de 1986 recibió por primera vez un nombre oficial: Camilo Cichero, en honor al presidente que comenzó las obras del estadio. En el año 2000, se cambió el nombre por el actual, como homenaje a Alberto José Armando, quien fue presidente del club en las décadas de 19501960 y 1970. En 1996, bajo la presidencia de Mauricio Macri se llevó a cabo una profunda reforma, en la que se construyeron las plateas preferenciales y los palcos VIP. Asimismo, se encargó la decoración externa del estadio a los artistas plásticos Rómulo Macció y Pérez Celis.

Diego Armando Maradona definió a este estadio como “el templo del fútbol mundial”. Asimismo, diversas glorias del deporte como PeléZicoAndrés IniestaDani Alves y Thierry Henry, entre otras, han declarado que en el estadio de Boca Juniors se vive una experiencia diferente a la de cualquier otro estadio en el mundo. El mismo, cuenta con una capacidad para 54.000 personas.

Tiene forma de rombo, con tres lados compuestos de tres bandejas ligeramente curvas, y un cuarto lado completamente vertical, que se compone de una estructura sencilla y aislada que no tiene relación con el diseño arquitectónico del resto, debido a que originalmente el diseño abarcaba el doble del espacio que finalmente pudo ser utilizado. La razón de su diseño compacto fue que se debía construir el nuevo estadio en el mismo solar donde se encontraba el anterior, de madera y mucho más pequeño. Al construir un estadio grande en un predio muy reducido, fue necesario edificar las bandejas muy juntas una sobre otra, y las superiores se encuentran muy adelantadas con respecto a las inferiores, creando una pendiente pronunciada y poco común. Este diseño atrevido crea, según los simpatizantes y algunos jugadores, una atmósfera compacta y vibrante, que derivó en la frase popular “La Bombonera no tiembla, late”.

Posee una amplia variedad de formas de llegar a través del transporte público. Las líneas de colectivos que se acercan hasta el complejo deportivo son más de 20. Además, desde páginas gubernamentales oficiales, se promociona a turistas, lo que también facilita el acceso al recinto.

Origen del nombre

El apelativo “La Bombonera” nació junto con el proyecto del arquitecto Viktor Sulčič, y surgió de una anécdota protagonizada por él mismo, durante la etapa de desarrollo del diseño. En ocasión de su cumpleaños, una amiga le regaló una caja de bombones, que Sulčič comenzó a llevar a las reuniones con el ingeniero Delpini y otros participantes del proyecto, ya que su forma era casi exactamente igual a la del estadio que él estaba diseñando. A partir de entonces, aun antes de su construcción, para todos fue La Bombonera, incluidas las autoridades del club, que la llamaron así en los discursos del día de su inauguración.

A pesar de contar con datos irrefutables, existen mitos acerca del porqué del nombre. Se decía también que, al tener que edificar tribunas muy empinadas, se le dio una forma que recordaba a los carritos bomboneras (nombre que se daba, en la década del 30, a los recipientes cilíndricos que se usaban para recoger la bosta de los caballos en la calle). También hubo quienes afirmaron que el apodo del estadio era debido a la imaginación del periodista Hugo Marini o del relator Joaquín Carballo Serantes (Fioravanti). ​Aunque siempre se lo conoció con ese nombre, fue el 20 de abril de 1986, en honor a quien fue el presidente bajo cuyo mandato se colocó la piedra fundamental para la construcción del estadio, cuando pasó a llamarse oficialmente estadio Camilo Cichero. Ese mismo día Boca derrotó a Talleres de Córdoba por 4-2. El 27 de diciembre de 2000, en una ceremonia realizada en el mismo estadio, se cambió el nombre por el actual, en honor al presidente que condujo a la institución por más de dos décadas, iniciativa impulsada por el entonces Escribano Héctor E. Buongiorno con más de 40 años de reconocida trayectoria en Boca Juniors.