CiclismoMás Noticias

La felicidad de volver a pedalear

Luego de varios meses en la bici por arriba del rodillo llegó el momento tan esperado para un ciclista, poder salir a la ruta.

La protagonista de esta historia es Yamila Palacios, una de las mejores pedalistas de la provincia que compartió sus sensaciones de volver a pedalear sobre el asfalto.

Sus primeras reflexiones fueron acerca de la cuarentena y esas sensaciones de una situación tan especial e inédita.

“Un poco preocupante por la situación de contagio, gracias a Dios en esos momentos me encontraba en casa ya que soy de viajar mucho”.

También se refirió al aspecto psicológico, si le afectó o no.

“Traté que no me afectara en lo psicológico ya que estoy acostumbrada a estar activamente en mi vida cotidiana. Trabajo con un psicólogo deportivo que me ha ayudado un montón en la parte deportiva y realmente lo tomé como un descanso activo ya que vengo de 3 años sin descansar en lo deportivo y uno también necesita un tiempo de recuperación tanto psicológico como del alto rendimiento”.

A pesar del aislamiento social obligatorio y preventivo, Palacios no dejó la bici.

“Realicé mis entrenamientos en casa, tengo un rodillo me facilitó un poco más las cosas y si bien en las últimas semanas autorizaron los 5 kilómetros decidí seguir haciendo rodillo”.

Vale señalar que Yamila trabaja en un laboratorio y, como pertenecen al sistema de salud, continuó cumpliendo sus tareas en forma normal con todos los protocolos correspondientes.

¿Qué sentiste cuando confirmaron más flexibilizaciones y apareció el deporte más precisamente el ciclismo”.

“Creo que era necesario, gracias a Dios en nuestro departamento no hay casos y la situación económica es complicada. Se puede salir adelante siempre que seamos respetuosos de los protocolos y debemos cuidarnos entre todos”.

Pasó mucho tiempo de aquella última vez arriba de la bici en la ruta, el pasado lunes Yamila se reencontró con su caballito de metal y esa superficie.

“La sensación de salir fue muy linda, estaba esperando ansiosa. Sabía que faltaba muy poco para la habilitación. Comenzamos de a poco escalonado ya que estuve muchos días sin salir haciendo rodillo que no es lo mismo. Salir a la ruta nos hace libres, uno puede entrenar mejor y sobre todo disfrutar las bellezas que tenemos que a veces no valoramos y cuando pasan estas cosas como la pandemia recapacitamos de todo lo que tenemos”.