FútbolMás Noticias

El fútbol y la música, sus dos grandes pasiones

La historia tiene como protagonista a Neri Retamales, muy buen jugador de fútbol y un músico para tener en cuenta.

Sus inicios en el fútbol fueron cuando tenía 10 años en la escuela de Don Villa.

“Mi técnico era Roberto Carrizo, con ese equipo salimos campeones”.

Por razones laborales se trasladó a La Rioja, allí con 15 años de edad jugó en Américo Tesorieri (disputó incluso un torneo argentino).

“Yo generalmente jugaba con lateral izquierdo o volante por ese sector pero en La Rioja el DT del equipo, Isidro Ceballos (ex jugador de San Lorenzo) me propuso jugar como delantero”, señaló.

Tres años más tarde regresó a su tierra natal para seguir trabajando y jugando al fútbol.

“Nos quedaba cerca la cancha de Cuadro Nacional, a cinco kilómetros de casa, así que con mi hermano decidimos ir a jugar ahí. Nos íbamos en bicicleta y a veces corriendo”.

Al poco tiempo se sumó al Atlético Pilares, temporada en la cual el elenco cristiano consiguió el histórico ascenso a la máxima categoría del fútbol local.

“El jueves en un entrenamiento me tiré a barrer, sin sentido, pero me doblé el tobillo y eso me produjo un esguince de rodilla. Tenía pensando infiltrarme para jugar la final pero justo la persona que quise contactar no estaba en San Rafael. Igual me puse inyecciones para acelerar la recuperación pero era una lesión que no se pasa de un día para otro. Igual ese domingo me levanté, armé el bolso y me fui para la cancha pero cuando el técnico (Waldo Melzi) me preguntó cómo estaba no le convenció mi respuesta así que decidimos no arriesgar. La rodilla me dolía pero más me dolió perderme ese partido a cancha llena”.

La temporada siguiente lo encontró vistiendo la camiseta azul del Sport Club Quiroga (dirigido por Roberto Carrizo), que tras una buena campaña se salvó del descenso.

Luego llegó otro gran desafío con el Sportivo Balloffet conducido por Eleazar Tercilla.

“El equipo jugaba la final del Argentino C contra Pilares. Yo me sumé al grupo la semana previa a la primera final. Después de un entrenamiento el técnico me llamó y me ofreció si quería quedarme, lógicamente acepté”.

Retamales integró la lista d buena fe del Pirata en el Argentino B y fue suplente en los partidos por Copa Argentina.

“En ese momento me faltaba chapa pero en Balloffet me hicieron sentir parte del club y haber integrado ese grupo fue importantísimo”, recordó.

Pero los años pasan y de a poco las prioridades van marcando el camino.

“Las ganas están siempre pero hay que trabajar”, sostuvo Neri que de todos modos aceptó la propuesta para jugar en La Llave y al año siguiente lo hizo en El Tropezón.

Si bien se metió de lleno en sus actividades laborales, Retamales regresó al Atlético Pilares.

“Lo mejor que uno puede dejar en un club son los amigos. En los clubes donde me tocó jugar siempre encontré alguien que me saludó y me dio un abrazo. Eso es lo más lindo que te puede pasar”.

Futuro

“Este año con mi hermano (Diego – figura y goleador en La Rioja) decidimos jugar juntos un par de años más. Arrancamos en San Martín de Salto de las Rosas donde incluso jugamos un partido amistoso con Pedal pero después empezó la pandemia y tuvimos que parar” dijo y agregó “Igual estamos entrenando en casa y salimos a correr. Uno tiene que ser disciplinado y responsable juegue un torneo argentino o un torneo local”.

Su otra pasión

Su abuelo fue creador de dos reconocidos grupos folklóricos: Pregoneros del Diamante y Cantares del Sur. Además su mamá y su tía, “Las hermanas Jara” también tuvieron una interesante trayectoria musical.

Evidentemente heredó esa pasión y ese talento para la música.

“Recuerdo que cuando tenía 8 años veía a mi abuelo ensayar, tocar la guitarra y en vez de irme a jugar me quedaba a verlo, miraba sus dedos. Yo quería hacer eso”.

Su primera guitarra, una criolla, fue regalo de su abuelo; pero la disfrutó tiempo después cuando aprendió a tocar (a los doce).

“No hay un día que no toque un par de notas. La guitarra siempre está fuera del estuche, al lado de mi cama, porque antes de dormir siempre toco algo”.