FútbolMás Noticias

Echan a un árbitro por el detector de mentiras

El partido que Spartak Moscú igualó 2 a 2 ante Sochi, en el inicio de la Liga Rusa, fue escandaloso. El visitante consiguió el empate por un penal marcado por el ecuatoriano Noboa en un escandaloso fallo arbitral, con intervención del VAR, y el club local amenazó con retirarse de la liga.

Entonces, las autoridades deportivas decidieron actuar y resolvieron que el referí principal del partido, Valery Kazartsev, y el del VAR, Aleksei Eskov, debían pasar por la prueba del detector de mentiras.

El detector de mentiras, polígrafo o la máquina de la verdad según se denomina en otros países, es una prueba que somete a las personas a verificación de gestos, sudoración, ritmo cardíaco, presión arterial y otros ítems para resolver si la persona interrogada está contestando la verdad. De todas maneras, son pocos los países que lo consideran una prueba legal. De hecho, para la Justicia Argentina no es válida.

Y mientras el juez de cancha la pasó positivamente, el del video, el que cambia el fallo, no la superó. Consecuencias: para Kazartsev una suspensión por tiempo indefinido, porque su error fue muy grave, mientras que a Eskov lo van a echar del referato, según informó la prensa rusa.