FútbolMás Noticias

¿Quiénes son los dos jeques que pelean por Messi?

Unos 1.900 kilómetros (o dos horas y media de avión) separan a Barcelona de Manchester. Un poco más cerca de la Ciudad Condal queda París: 1.000 kilómetros (o un vuelo de una hora y 50 minutos). Entre esos dos destinos parece debatirse el futuro futbolístico de Lionel Messi.

¿Será el City o el Paris Saint Germain? Dos clubes poderosos en lo deportivo aunque muy distintos al Barsa: están manejados por magnates árabes con fortunas abismales, aunque de países enfrentados políticamente entre sí, que están dispuestos a grandes inversiones para quedarse con el mejor jugador del mundo.

El jeque Mansour bin Zayed Al Nahyan, de Emiratos Árabes Unidos, es el dueño del conjunto inglés desde 2008. Nasser Al-Khelaifi es el presidente, director general y cara visible de la sociedad Qatar Sports Investments, que desde 2011 controla el club francés. ¿Cuál de los dos dinamitará una vez más el mercado de fichajes europeo? El clásico de los petrodólares…

Con lujosas ciudades construidas en pleno desierto, y con el crudo corriendo debajo de sus arenas, EAU y Qatar están pegados en el mapa. Enfrentados diplomáticamente, no se puede cruzar de un país a otro. Aunque ambos estados tienen arraigo en el fútbol contemporáneo: mientras uno organizó sucesivos Mundiales de Clubes (con Manzour bin Zayed como impulsor), el otro será anfitrión de la Copa del Mundo de 2022, de la que Al-Khelaïfi integra el comité organizador.

El jeque, de 49 años, es miembro de la familia real de Abu Dhabi y ministro de asuntos presidenciales del país que maneja su medio hermano. Entre otras cosas, es presidente del fondo IPIC (Compañía Internacional de Inversiones Petroleras), propietario de la Corporación de Inversión en Medios de Abu Dhabi, que fundó Sky News Arabia, y posee participación en empresas como Virgin Galactic, que planea proporcionar vuelos espaciales suborbitales tripulados. Es considerado el hombre más rico del fútbol británico, con una fortuna personal de 15 billones de libras, según un informe publicado en la revista inglesa FourFourTwo.

Al City llegó en 2008: gracias a la intervención de Abu Dhabi United Group, respaldado por él mismo, pagó 150 millones de libras al dueño de la ciudad para comprar el club y desde entonces ha invertido 1.300 millones más, según las últimas cuentas. En 2013, por ejemplo, pagó 85 M de euros sólo en tres jugadores: Fernandinho (40 palos), Jesús Navas (20) y Álvaro Negredo (25).

El proyecto City de Mansour se extiende al City Football Group que, además del Manchester, posee clubes en cada continente: Melbourne City (Australia), New York City (Estados Unidos), Yokohama F. Marinos (Japón), Montevideo City Torque (Uruguay), Girona (España), Sichuan Jiuniu (China) y Mumbai City (India).

De abuelos y padres pescadores de perlas, Al-Khelaïfi, nació hace 46 años en Doha. Y fue el tenis el que lo catapultó a ser un empresario multimillonario. No por su juego: con un récord profesional de 12 triunfos y 31 caídas, llegó a ser 995 en el ranking de la ATP y acumuló 16.000 dólares. Sino porque en ese deporte conoció al hoy emir Tamim bin Hamad Al-Thani, presidente de Qatar Investment Authority (QIA), un Fondo Soberano de Inversión creado por su padre en 2005, que se ocupa de gestionar e invertir los beneficios que genera el petróleo y el gas natural tanto dentro como fuera del país.

Al emir de Qatar le gusta el fútbol y, después de haber tanteado la compra de otros clubes importantes de Europa, en 2011 impulsó la adquisición del PSG (costó 70 palos verdes), que pertenecía a la sociedad estadounidense Colony Capital, a través de Qatar Sports Investments (un desprendimiento de QIA). Como cara visible, Al Thani designó a Al-Kelaïfi, que además reparte su tiempo entre la dirección de la Federación de Tenis, Squash y Bádminton de Qatar, es el pope de la Federación Asiática de Tenis (ATF), y fue creador en 2014 de beIN Media Group, un grupo de medios de comunicación que tiene 22 canales de televisión que se retransmiten en buena parte del planeta y, que, en algunos países, cuenta con los derechos exclusivos de la Champions. Entre todas esas inversiones, el hombre amasó una fortuna: 16.000 millones de dólares.

Y también la gastó a lo grande. Desde que llegó a París, Al-Khelaïfi desembolsó 1.304 millones de euros en compras, entre las que se destacan las de Neymar (222 palos al Barsa), Mbappé (145), Cavani (64,5) y Di María (63), firmas a las que se suman Pastore, Thiago Silva,Zlatan Ibrahimovic…

Si Leo se deja seducir por lo deportivo, tiene argumentos de ambos lados. En el City, volvería a reencontrarse con Guardiola, el entrenador que más jugó le sacó. Pep lo rodean otros dos ex Barcelona con cargos importantes: Ferrán Soriano (director ejecutivo del club) y Txiki Begiristain (director deportivo). Además tendría como compañero a su gran amigo, Kun Agüero, compinches desde el Mundial Sub 20 2005. El PSG, finalista de la reciente Champions League, se la jugaría por el 10 para juntarlo con Neymar y Mbappé y armar un súper equipo. El brasileño es otro de los grandes amigos de Leo, al igual que Di María, y hay más presencia argentina: el ascendente Paredes e Icardi. En uno u otro lado, la idea de Messi es ser competitivo para llegar en condiciones al Mundial de Qatar (fines de 2022).

El interés del PSG tiene fuerza porque dispone de más plata para el Barcelona; sobre todo, en comparación con el City. Aunque deberán hacer bien los números para que la UEFA nos les caiga encima con el Fair Play Financiero, por el que ambos clubes ya fueron castigados (ver más abajo), con los jeques al mando.

Entre todas estas diferencias/similitudes, hay algo que los hermana: con los millones que gastaron en todos estos años, han sido reyes en sus países (13 títulos para los Ciudadanos; 25 para los parisinos) pero no alcanzó para conquistar la Champions. ¿Será Messi la llave?

¿Y si Leo se muda a Italia?

La puja por Messi será complicada, pero el Inter, en silencio y con la mirada atenta del Pupi Zanetti, no pierde las esperanzas de quedárselo. Para eso, Steven Zhang, dueño del club, estaría buscando el apoyo del gobierno chino para sustentar una compra revolucionaria. Sí, el empresario de 29 años que está a cargo del Nerazzurro pediría la benidición a Xi Jinping para gestar masivas inversiones que permitan concretar el sueño de mudar al mejor del mundo a Milán.

De hecho, Leo ha frecuentado varias veces programas y publicidades chinas, por lo que no sería extraño que el país asiático ponga dinero si consigue una mayor popularidad gracias a los contratos que logre firmar con el rosarino. De hecho, Sunning, Real State, dominio también de Zhang, se encargaría de explotar los derechos de un Inter con Leo en China.

Según barajan en el club, unos 300 millones de euros bastarían para abrocharlo. Obvio, tienen que contar con el aval del 10. ¿Y si Messi al final sí se junta con Lautaro? Si bien corren de atrás contra el City y el PSG, ¿quién les quita la ilusión?

Y ojo a al Fair Play Financiero…

El club que quiera a Messi no sólo deberá arreglar con el Barcelona, sino que tendrá que tener un ojo puesto en el famoso Fair Play Financiero, por el que el Manchester City y PSG ya fueron sancionados.

El objetivo de la norma impuesta en 2011 es que los gastos no superen los ingresos controlando así las pérdidas financieras, los salarios y las inversiones en fichajes. Para todos los clubes que participen en la Champions y en la Europa League, la Asociación Europea de Clubes (ECA) estableció como límite la cifra de 100 millones de euros de gasto por encima de lo que se ingrese, con el Comité de Control Financiero de Clubes de la UEFA vigilando los balances de los tres últimos ejercicios. Las deudas con Hacienda, futbolistas u otros clubes también están sujetas al control.

El City ya recibió dos sanciones. El TAS levantó en julio el castigo de dos años sin jugar la Champions pero le dejó un multa de diez millones tras haber exagerado ganancias de su patrocinio de Etihad, cifrado en 67,5 millones de libras anuales, cuando sólo ocho procedían de la compañía aérea y el resto venían de su dueño, el jeque Mansour bin Zayed. La anterior sanción data de 2014: castigo de 60 M y reducción en la lista de jugadores en la Champions (de 21 a 25); mismo castigo recibió el PSG ese año.

Fuente: Diario Olé