-Fútbol

Escándalo en Brasil: les tiraron gas pimienta a los jugadores

Escándalo y caos en el ascenso brasileño. En un duelo correspondiente a la sexta fecha de la Serie C de Brasil, Manaus recibió al Treze (donde juega el argentino Carlos Frontini) y el final fue bochornoso.

¿Qué fue lo que pasó?

Hubo una gran trifulca luego de que el equipo local empatara el encuentro en el octavo minuto de adición (el juez había agregado 10′ más). Los futbolistas visitantes se sintieron perjudicados y luego del gol, con mucha calentura, fueron a encarar al árbitro, que fue rápidamente rodeado por la Policía.

Y ahí es donde empezó el descontrol. Los efectivos se pelearon con el arquero y hay diferentes versiones: aunque algunos dicen que los disturbios fueron ocasionados por el 1 de Treze, otros aseguran que fueron las fuerzas de seguridad las que atacaron primero. Lo cierto es que todo terminó en barbarie y los Policías rociaron con gas pimienta a los futbolistas y golpearon a varios de ellos de forma muy violenta.

Por todo lo que acontecía, el árbitro se vio obligado a parar el partido y darlo por finalizado. La pelota no volvió a rodar y fue empate entre estos dos equipos. Tardaron mucho en ir a las duchas ya que ambos equipos querían terminar el encuentro a toda costa, algo que no fue posible.

Luego, ya en el vestuario (al que los dos equipos se fueron juntos), los jugadores golpeados por la Policía mostraron en las redes sociales del elenco Paraíba sus golpes y marcas productos del enfrentamiento. El defensor Breno Calixto se expresó sobre lo sucedido y acusó de “agresión policial desprevenida”. Además, mencionó que era una “vergüenza” y que “como siempre no pasará nada”.