-Hockey

“El hockey me ha regalado momentos increíbles”

Comenzó a jugar al hockey a los 9 años, hoy con 34, María Celeste de Majo mantiene la misma pasión.

“En ese momento hacía otras actividades como ir a piano o a inglés pero no me llamaban tanto la atención. Un día pasaron por el curso unas chicas diciendo que la que quisiera aprender a jugar al hockey que podía ir a probar. Fue una vez un sábado y desde ahí no lo deje nunca más. Por momentos practiqué en forma paralela hockey, handball y futsal”, comentó.

Siempre que la categoría lo permitió Celeste ocupó el arco de Maristas como así también de los seleccionados sanrafaelinos ya que su nivel fue superlativo.

En febrero de 2018, por razones laborales, se radicó en España. Al poco tiempo, ya instalada en la península ibérica, comenzó a entrenar.

Ingeniera en informática (se dedica al desarrollo de software), vive actualmente en Castelldefels, municipio catalán (en ese lugar vive Leo Messi).

“Estuve entrenando en el Castelldefels HC. Luego jugué media temporada en Primera Nacional en el Linia 22. Y después ya volví al Castelldefels a jugar en segunda catalana”, destacó.

También Celeste puntualizó el nivel de juego del hockey español.

“Primera nacional es parecido a la primera de Mendoza, pero no lo veo tan exigente. Podría estar el nivel de los 10-12 equipos entre la A y B mendocina. Mientras que la División de Honor si es mucho más profesional”.

Pandemia

“Fueron momentos bastante duros, aún lo son ya que no ha terminado y en España hay rebrotes. En lo personal, me había mudado nuevamente a vivir sola y fue difícil de afrontar. Por suerte hablaba con mi familia y amigos regularmente y eso hacía la situación un poco más llevadera”.

Teniendo en cuenta la situación y lo generó psicológicamente en muchos atletas, ¿Te planteaste dejar de jugar?

“Si, a principios este año y más con el confinamiento, me tomé mi tiempo para pensar. Ahora me planteo el jugar de manera más recreativa y hacer otras cosas que dejé de lado cuando competía. Viajar, ir a eventos, aprender otros deportes, etc. Todavía no tengo la decisión tomada”.

La talentosa arquera nacida en San Rafael destacó la importancia del hockey sobre césped en gran parte de sus 34 años de vida.

“El hockey siempre tuvo un lugar muy importante en mi vida. Con el hockey no solo aprendí lo que es el juego en equipo sino también lo que significa competir sanamente. Valores como la disciplina, el compromiso, el esfuerzo, la voluntad y el respeto por los pares. Me ha dado muchos momentos increíbles, he conocido gente muy valiosa y he crecido en lo personal por él. Jugué todo lo que una jugadora puede añorar, con su club, con los seleccionados. Competí a más no poder y me entrené mucho para eso. Hoy, es más un cable a tierra. Un descanso de la vida laboral. Pero siempre va a ser importante en mi vida porque me hizo ser la persona que soy”.