HockeyMás Noticias

La gran goleadora “verdiblanca”

Los inicios de Soledad Ponte en el deporte fueron en la equitación (en el Club Hípico) sin embargo un día vio unas chicas jugando al hockey sobre césped, se cruzó a Banco Mendoza, se entusiasmó y ahí comenzó la historia.

Pasó por todas las divisiones de Maristas, con un paréntesis entre 1999 y 2003 (vivió en Córdoba).

“Alguna vez me invitaron a jugar un torneo para otro equipo pero no se dio, de todos modos, nunca se me cruzó por la cabeza dejar el club, mi club, siempre tuve fe que íbamos a conseguir cosas importantes”, expresó.

Puesto

Soledad comenzó jugando como marcador central y en algunos momentos también actuó de volante central o por derecha. “Cuando vas sumando años te ponen atrás o adelante” (risas).

Un día, a falta de delanteras, le propusieron jugar de nueve, le gustó la idea y así arrancó una nueva etapa con muchísimos goles.

En cuanto a las alegrías luego de tantos años con el palo y la bocha, puntualizó: “Una de las mayores alegrías fue el campeonato local que conseguimos luego de 13 años, además porque hice los tres goles del partido. Y el Regional que ganamos jugando en casa, si bien no tuve tanta participación fue una gran satisfacción” y agregó “Siempre he disfrutado de cada entrenamiento y de cada partido”.

También se refirió a los momentos no tan gratos: “No me gusta perder ni a las bolitas. Lógicamente que perder jode, molesta pero he aprendido a asumir las derrotas. Es ese momento en el que hay que pensar en seguir entrenando y trabajando sobre todo porque nos hemos demostrado que las cosas llegan en su debido tiempo”.

Jugar con Checho

Soledad y Cecilia, su hermana, integran el plantel superior de Maristas.

“Jugar con mi hermana es hermoso, le llevo nueve años pero gracias al hockey logramos un compañerismo que quizás en otras circunstancias no lo hubiéramos conseguido”.

Sigue, firme

“Este año empecé a entrenar pero luego decidió parar sobre todo por tema de horarios (tiene tres hijos). La idea es seguir, sino se puede adentro de la cancha, acompañando”.

Con 38 años de edad, si bien han conseguido títulos, ha sido goleadora de muchos certámenes y ha integrado el seleccionado sanrafaelino, Ponte tiene una cuenta pendiente.

“Nos queda ganar el campeonato de Mendoza para dedicárselo al Chueco (Carlos Saponara). Él peleó para que estemos donde estamos y se lo debemos. Estoy segura que con trabajo lo vamos a lograr y se lo vamos a regalar”, contó con mucha emoción.

La nota tiene una dedicatoria muy especial.

“A Carlitos, que siempre lo voy a llevar en mi corazón. Fue responsable que yo haya estado en el club y de mi crecimiento. Era mi gran compañero de viajes. Lo vamos a extrañar mucho”.