CiclismoMás Noticias

Verena Brunner: la biker que marcó una época

La historia, que tiene como protagonista a Verena Brunner, comenzó con el esquí y la gimnasia artística.

Sin embargo cuando tenía 11 años, algo cambió. Fue en ese momento cuando llegó a la escuela municipal liderada por Amalia Sotelo de Radys.

“Por conocidos y amigos que me aconsejaron, así llegué a la escuelita de Amalia”, comentó.

Los triunfos y las alegrías llegaron rápidamente. “En esa época no habían muchas chicas de mi edad. Es más, mi primera carrera la corrí con varones porque en mi categoría me había anotado solamente yo”.

Dos años más tarde, Verena subió al podio en el Campeonato Argentino que se desarrolló en la provincia de Tucumán y finalizó segunda en el Panamericano que se corrió en Santiago de Chile.

En su primer año dentro de la categoría Sub-23, Brunner protagonizó una notable performance en el Panamericano que se llevó a cabo en Colombia.

“En la primera vuelta me caí, me pasaron todas mis rivales (quedó en el puesto 14) pero pude recuperarme, remontar y terminé cuarta”, recordó.

Experiencia olímpica

En 2010, la sanrafaelina integró la delegación argentina en los Juegos Olímpicos de la Juventud cuya primera edición se celebró en Singapur.

“Fue una experiencia re linda aunque no me fue como quería porque me faltó preparación. En esa oportunidad teníamos que hacer Mountain Bike, BMX y una contrarreloj. Yo BMX no había practicado nunca, es más no tenía bici”.

Golpe duro

Tras la cita olímpica Brunner afrontó el Mundial de Canadá.

“Me fue bastante mal. Desde Singapur volvimos al país, estuvimos dos días y volamos a Canadá. Estaba muy cansada. Encima la aerolínea perdió mi bici, finalmente apareció la noche anterior a la competencia o sea que recorrí el circuito minutos antes de largar. Todo eso generó un estrés que influyó en el rendimiento”.

“Los resultados que conseguiste no eran los que esperaba”, le dijo un entrenador. A partir de ese momento Verena bajó notablemente su nivel.

“Todo lo que pasó me afectó psicológicamente. Fue la acumulación de un montón de cosas. Seguí entrenando pero no lograba buenos resultados encima sentía mucho dolor en una rodilla (le realizaron estudios pero mostraban que su rodilla estaba bien). Quería darlo todo pero mi cabeza estaba fundida”.

En septiembre de 2012, en Los Reyunos corrió lo que sería su último campeonato argentino.

“Me fue re mal, súper mal. Ya estaba muy cansada, quemada psicológicamente y en ese momento no había profesionales para ayudarme”.

Estuvo presente en las mejores competencias a nivel nacional e internacional consiguiendo en líneas generales muy buenos resultados.

Actualmente, con 28 años de edad, vive en San Rafael (regresó luego de una experiencia laboral en Australia), en verano practica wakeboard y en invierno esquí.

“Invito a los chicos a que practiquen mountain bike porque es un deporte hermoso, súper familiar y con un ambiente muy lindo. Pero aconsejo que aquellos que tengan intenciones de competir que consulten con un psicólogo deportivo para que no les pase lo mismo que  mí”.