CiclismoMás Noticias

El “Tanque” Ramírez: una gloria del ciclismo

Si bien nació en Buenos Aires, Eduardo “Tanque” Ramírez es considerado un sanrafaelino más.

Llegó a San Rafael cuando tenía 6 años y nueve temporadas más tarde comenzó su relación con el ciclismo.

“En aquellos años uno se las tenía que arreglar con lo que tenía. Lo primero que hice fue sacar la licencia para poder correr”, recordó.

En cuanto al apodo, “Tanque”, contó: “Me lo puso un periodista, Joaquín Lucero, por mi altura y la potencia que tenía arriba de la bicicleta”.

Las primeras competencias en las que participó se llevaron a cabo en la pista del Sportivo Balloffet. Y poco a poco fueron llegando los grandes momentos merced a estupendas actuaciones: Vuelta de Mendoza, Vuelta de San Juan, Vuelta a la Manzana (Río Negro), Tour de Neuquén y 200 Millas de La Pampa, entre tantas otras. El popular “Tanque” ganó muchas carreras pero algunas, especiales, quedaron grabadas en su memoria.

“Recuerdo una Doble General Alvear donde tuve que tirar 180 kilómetros, solo. Ninguna carrera me fue fácil, siempre poniendo la cara al viento porque para eso entrenaba. Cuando corría no tenía mucha paciencia, iba al frente. Ahora con los años creo que si hubiera sido más frío en determinados momentos hubiese ganado más carreras”.

Problemas de salud lo obligaron a bajarse de la bici, el retiro llegó cuando tenía 40 años. Sin embargo seis más tarde se subiría nuevamente al caballito de metal.

“Un amigo mío estaba muy enfermo y le prometí que si salía de esa, volveríamos juntos al ciclismo. Y así fue que corrí dos años más, gané las Cuatro Avenidas y un par de carreras en Alvear”.

¿Alguna vez pensó en ser entrenador?

“No. No tengo mucha paciencia. En mi época, cuando comencé, no había gente que te enseñara o te indicara qué hacer. Todo lo que aprendí en el ciclismo lo guardé para mis hijos, ellos compitieron y ganaron algunas carreras”.

Los problemas renales aún persisten, en algún momento se agravaron, pero hoy lo tiene controlado de todos modos no le permiten subirse a la bicicleta.

“No soy de ir a ver las carreras de ciclismo porque me dan muchas ganas de andar y mi salud no me lo permite, no estoy en condiciones. Pero por televisión las sigo, del Tour de Francia vi todas las etapas”.

Una cuenta pendiente

“Me gustaría volver a presidir la Asociación Sureña de Ciclismo. Para tratar de mejorar al ciclismo que hoy está tan caído”, aclaró Eduardo que presidió la entidad en 2007.

Ramírez fue uno de los mejores ciclistas de su época, el “Tanque” y su sello inconfundible arriba de la bicicleta.