HockeyMás Noticias

La dueña del arco verdiblanco

Integra la nueva generación del hockey sobre césped del Club Maristas. La protagonista de la nota es Paula Moretti, arquera del plantel superior.

Comenzó a jugar a los 6 años, ya practicaba tenis, pero en el colegio daban clases de hockey y cuando tuvo que optar no dudó y siguió con el palo y la bocha.

Siete años más tarde encontró su lugar dentro de la cancha, en el arco.

“Un día la chica que atajaba no llegaba y cómo quería ayudar al equipo atajé, al final me terminó gustando y seguí”, recordó.

En tiempos de pandemia y sobre todo de aislamiento, Paula compartió sus sensaciones.

“Al principio estaba re bien, motivada, entrenando. Hasta que se hizo tan larga la cuarentena que empecé a replantearme cosas, eso te desmotiva. Por suerte nuestros entrenadores se preocuparon mucho y pudimos realizar sesiones de entrenamientos con trabajos específicos para las arqueras”.

Y llegó el momento de regresar al club: “Fue un momento donde me sentí super contenta, con una motivación extra por volver a ver a mis compañeras y poder pisar una cancha otra vez”, sostuvo.

En cuanto a los objetivos y metas de cara al futuro puntualizó: “Principalmente mejorar, como siempre, tratar de ayudar al equipo para que se consolide sobre todo en el torneo de Mendoza”.

Moretti también hizo referencia a los penales, ese momento tan especial para el arquero.

“Prefiero entrenarlos, es lo mejor. Para mí sirve y mucho. En el caso del torneo local, conocer a las jugadores ayuda a la hora de una definición”.

Cábalas

“Antes tenía varias. Seguir la misma rutina a la hora de ponerme el equipo, escuchar música para liberar tensiones y entrar primera a la cancha”.

Por último compartió su sueño, por el que trabaja y entrena día a día.

“En algún momento me gustaría tener la oportunidad de ser convocada una concentración nacional, realmente me encantaría”.