FútbolMás Noticias

La mujer detrás del Chelsea campeón

Chelsea venció al Manchester City por 1-0 y se consagró campeón de la Champions League. Durante el partido se vio un gran rendimiento de los “Blues” y, hasta por momentos, superó el planteo del equipo de Pep Guardiola.

Sin embargo, detrás de esta gran conquista se encuentra la gestión de la directora ejecutiva del club, Marina Granovskaia, quien se encarga de las compras y ventas de los jugadores.

Nacida en Rusia hace 46 años y también con nacionalidad canadiense, Granovskaia comenzó trabajando en la empresa petrolera Sibneft, donde Abramovich hizo parte de su fortuna. En 2003 se mudó a Londres cuando se realizó la compra del Chelsea y desde el 2010 ocupó un lugar importante en la junta directiva.

En 2013 se convirtió en la cabeza visible de las decisiones deportivas y la encargada de las transferencias de los jugadores, de comprar, vender y organizar el plantel.

“Nunca es fácil cambiar el entrenador a mitad de temporada pero estamos muy felices de asegurarnos uno de los mejores entrenadores de Europa como Thomas Tuchel”, había dicho Granovskaia en enero cuando presentó al DT alemán, luego artífice de la gran conquista.

Graduada con honores de la Universidad de Moscú, sabe varios idiomas y más allá de que se conoce poco de ella, lo que hizo que se ganara la confianza como mano derecha de Abramovich es su habilidad para negociar.

En 2017 fue quien consiguió duplicar los ingresos del Chelsea firmando con Nike por 15 años a cambio de 70.000.000 de euros por temporada, el doble de lo que les pagaba adidas en el vínculo anterior. O también la que sabiendo que Eden Hazard quería partir al Real Madrid no lo dejó ir hasta asegurarse que lo iban a pagar 100 millones en 2019.

Para esta temporada, el Chelsea afrontó el mercado después de haber estado prohibido en las dos ventanas anteriores. Sabiendo que había mucho dinero para invertir, los nombres y negociaciones pasaron por su elección. Especialmente la de Kai Havertz, nada menos que el autor del gol de la final, por el que luchó para pagar 80.000.000 de euros al Bayer Leverkusen y fue el pase más caro del mundo en la campaña 2020/21.