FútbolMás Noticias

Un jugador con problemas de identidad

Silas Wamangituka, jugador del Stuttgart y de los más destacados de la Bundesliga con 11 goles en la última temporada, confesó este martes junto con el club, que tanto su identidad como su edad son falsas, ya que fue obligado a mentir por un ex agente cuando él era un adolescente. Su verdadero nombre es Silas Ktompa Mvumpa y nació en octubre del año 1998, no en 1999 como había dicho en su momento.

¿Por qué hizo lo que hizo?

“Fue un paso difícil para mí revelar mi historia, sólo con el apoyo de mi nuevo asesor me atreví a hacer esto”, confesó el jugador -compañero del argentino Nicolás González- nacido en la República del Congo. Todo comenzó cuando llegó a Francia para jugar en el París FC, y se hospedó con este agente, oriundo de Bélgica, quien le negó sus papeles, le quitó su pasaporte y empezó a manejar su cuenta bancaria. Fue así que lo amenazaba constantemente diciéndole que no volvería a jugar al fútbol si él revelaba la verdad de su identidad.

‘’Sólo me atreví a hacer eso con el apoyo de mis nuevos representantes. Me di cuenta de que ya no tenía que tener miedo y que podíamos poner todo sobre la mesa juntos. No me habría atrevido a dar este paso si el Stuttgart, mi equipo y VfB no tenían un segundo hogar para mí, donde me siento seguro’’, aseguró Silas.

Con la ayuda del club alemán  y su nuevo agente, Silas tomó la valentía  para poder confesar la situación por la que estaba pasando y poder aclararla. Es por esto que recibió documentos oficiales provenientes del Congo. También el Stuttgart se puso en contacto con las autoridades de La Liga Alemana de fútbol y declaró que Silas contaba con una validación para jugar, la cual sigue activa y que la misma será reemplazada por una nueva con su identidad y edad correspondiente.

Sven Mislintant, director deportivo del VfB Stuttgart, comentó al  respecto: “Silas sigue siendo el jugador y la persona que se ha abierto camino en los corazones de nuestros fanáticos y sus compañeros de equipo desde que estuvo aquí en Stuttgart. En cuanto al cambio de nombre, es sobre todo una víctima. Lo protegeremos en consecuencia. Tengo un gran respeto por el hecho de que a su corta edad estaba casi solo y sin conocer las consecuencias se atrevió a dar el paso para esclarecer su situación. Continuaremos ayudándolo de todas las formas posibles. Silas es parte de la familia VfB. También debería jugar al fútbol en el VfB Stuttgart en la próxima temporada, tan pronto como se recupere de la rotura del ligamento cruzado”.