FútbolMás Noticias 2

Vicepresidente y jugador de fútbol buscado por narcotráfico

El surrealismo volvió a vestirse de corto y a ser protagonista de un partido de fútbol tras lo ocurrido en Surinam, en el encuentro que enfrentaba al Inter Moengotapoe y el Olimpia de Honduras correspondiente a los octavos de final de la Liga de la Concacaf.

Un choque que ya es historia de la competición tras el debut como profesional de Ronnie Brunswijk, actual vicepresidente de Surinam, a sus 60 años de edad. Este ex guerrillero es el dueño del equipo de Moengotapoe y sorprendió a todos cuando saltó al césped con el brazalete de capitán para disputar el duelo, convirtiéndose en el jugador más veterano en disputar un torneo oficial a nivel de clubes en esta confederación.

Nacido el 7 de marzo de 1961 -la Concacaf fue fundada seis meses más tarde- Brunswijk disputó 53 minutos en los que coincidió en el césped con su hijo Damian. El político, aunque no pudo evitar la derrota del Inter por 0-6, fue el gran protagonista del choque, dejando una imagen vestido de corto que ha dado la vuelta al mundo.

Buscado por la Interpol

La carrera futbolística de Brunswijk de momento se verá limitada a un solo partido ya que no podrá disputar el encuentro de vuelta, puesto que no puede salir de Surinam al estar fichado por la Interpol por delitos relacionados con el narcotráfico en su pasado.

El político del país sudamericano es un personaje acostumbrado a convivir con la polémica desde su adolescencia al estar vinculado con el tráfico de drogas y con el mundo de las guerrillas. Padre de 50 hijos, ladrón de bancos en su juventud, propietario de una mina de oro… y ahora también futbolista profesional para completar el currículo vital de un personaje digno de estudio.

Para completar el esperpento, se han filtrado varios vídeos de Brunswijk en el vestuario del Olimpia al final del partido repartiendo lo que parecen ser billetes de 100 dólares ante la fascinación de los jugadores hondureños que pedían aplausos para su anfitrión.