HockeyMás Noticias 2

La capitana del campeón

El seleccionado femenino sanrafaelino de hockey sobre césped se consagró campeón del Torneo Argentino de selecciones. La capitana del mejor equipo del certamen fue María Belén Rodríguez que, con la buena onda de siempre, dialogó con El Grito Sagrado y compartió sus sensaciones.

Si bien ha defendido los colores de San Rafael en muchas ocasiones, ha sido convocada a los seleccionados desde la Sub-15, para ella una citación siempre es especial.

“Nunca termina siendo habitual. Es muy lindo ser convocada, un premio, un reconocimiento al trabajo realizado durante todo un año o una temporada”, expresó.

En esta oportunidad Rodríguez fue la capitana del conjunto que representó a la Asociación Amateur Sanrafaelina de Hockey sobre Césped, al respecto comentó: “Fue la primera vez que me eligen como capitana y la verdad que no me lo esperaba. Me lo comunicaron en el último entrenamiento, unos días antes de viajar y me puso muy contenta”.

En suelo bahiense, las sanrafaelinas protagonizaron grandes actuaciones. ¿Cuál fue el partido donde se dieron cuenta que estaban para pelear por el título?

“En este tipo de torneos dicen que ganar el primer partido es dar un paso importante. Con La Pampa fue duro y mostramos carácter, Y en el último (con Río Negro) durante el partido nos avisaron que teníamos que ganar por varios goles para clasificar primeras y metimos cuarto, ese día nos vimos en la final”.

Siempre con fe

En la final, Tandil se puso en ventaja, en ese momento ¿Pensaste que podían empatar? “Sí. Nunca pensé que lo perdíamos. Estaba convencida que en algún momento haríamos un gol”.

Y ese tanto llegó y lo marcó Belén: “Siempre es lindo meter goles pero en una final y jugando para el seleccionado es realmente muy especial, distinto”.

La historia se resolvió mediante penales australianos. La serie estaba 2 a 1 para San Rafael y la última ejecución estaba a cargo de la jugadora de Tandil que erró el remate para desatar la locura sanrafaelina.

“Estaba en el banco de suplentes contando los penales que faltaban para saber si salíamos a festejar o no. Haber ganado el título genera una felicidad realmente muy grande”.

Por último, la capitana realizó un balance de lo vivido a nivel grupal: “La convivencia fue muy linda, nos llevamos muy bien. Y eso es lo lindo de los seleccionados que, durante el año nos vemos como rivales, pero cuando tenemos que defender la misma camiseta nos damos cuenta que a todas nos gusta y nos une el hockey”.