FútbolMás Noticias 2

Al PSG le sale competencia en París

En el verano de 1970, el París Football Club (fundado en 1969) y el Stade Saint-Germain se fusionaron dando forma al Paris Saint-Germain. Sin embargo, el Paris FC se separó en 1972 del PSG al no apoyar el ayuntamiento de la capital francesa que un equipo de un suburbio fuera el primer conjunto de la ciudad comenzando su camino en solitario. Una travesía lejos de la élite que quiere que termine esta temporada con su regreso a la Ligue 1.

“Si no pensamos en el ascenso cuando vamos terceros, nunca lo creeremos”, señaló en ‘Le Parisien’ Pierre Ferracci, fundador de la consultora ‘Alpha’ y presidente del club desde 2012. Unas palabras previas al triunfo (2-0) sobre el Ajaccio con el que el Paris FC se colocó segundo, en puestos de ascenso directo a la Ligue 1.

“Tenemos muchos jugadores jóvenes y hay que saber mantener la cabeza sobre los hombros. El campeonato aún es largo”, apuntó Thierry Laurey. El entrenador que ascendió a Primera con el Gazelec Ajaccio y el Estrasburgo quiere repetir con un club que no pisa la élite desde la temporada 1978-79. 43 años sin catar la cima de los que pasaron 32 (1983-2015) fuera del profesionalismo.

A pesar de surgir antes que el PSG y ‘competir’ con el ahora gigante europeo en sus inicios (llegaron incluso a usar el Parque de los Príncipes como su estadio en sus primeros años), el Paris FC siempre ha estado a la sombra de su vecino. “La Ligue 1 es el objetivo a largo plazo. Tenemos un proyecto y no vamos a detenernos en el camino. Aunque el PSG está en otro planeta, hay espacio en París para otro equipo”, explicó Ferracci en ‘ML2’.

Y desde 2017, tras volver de una temporada de ‘castigo’ en el Championnat National (tercera), llevan luchando en la Ligue 2 por ascender. En la 2018-19 cayeron en cuartos de los playoffs de ascenso ante el Lens y el curso pasado el Grenoble les privó de competir por llegar a la Ligue 1 en la misma ronda. A pesar de contar con futbolistas como Menéz o Koziello en estas campañas, no han conseguido la meta.

Un gran trabajo en las formativas
La cantera es la base del club parisino. Konaté (Liverpool), Toko Ekambi (Olympique Lyon), Sakho (Montpellier), Soumaré (Leicester), Mukiele (RB Leipzig), Aït-Nouri (Wolverhampton), Koné (Gladbach), Cyprien (Nantes)… salieron de las entrañas de un equipo en que ahora brillan talentos jóvenes como el delantero Morgan Guilavogui (23 años) o el medio Alimani Gory (25). Los futbolistas que exportan son el mayor éxito de un equipo que juega de forma fija en el Stade Sébastien Charléty desde 2014 y que tiene su Academia y campo de entrenamiento en Orly desde que lo inauguraron en 2011.

Han dado un paso adelante, aunque no consiguen llenar las 20.000 butacas de un campo que saltó a los medios por la pelea entre ultras que provocó la suspensión de la eliminatoria ante el Olympique Lyon y la exclusión de ambos equipos de la Coupe. “No teníamos campos de entrenamiento ni para jugar los fines de semana. ¡Casi bajamos a Cuarta! He logrado dos ascensos a la Ligue 2 con el Paris FC, ¿por qué no un tercero a la Ligue 1? Es un objetivo hermoso para todos. Si Buffon sigue jugando, ¿por qué no puedo hacerlo yo?”, aseguró en ‘Centre Prense’ un Vincent Demarconnay que a sus 38 años es el capitán y el récordman de un París FC al que llegó en 2008.

La ‘era’ de Bahréin
El portero ha experimentado toda la transformación de un equipo que ve ya como real el sueño de subir a la Ligue 1. Un impulso deportivo apoyado también en lo financiero por inversiones externas. En 2020, el Reino de Baréin adquirió el 20% del club por 5 millones de euros. La compra permitió que el presupuesto, a corto plazo, se ampliara un 30% patrocinando el país de Oriente Medio a la escuadra parisina. Un movimiento para ‘chocar’ con los qataríes del PSG.

“La ambición deportiva es llegar a la Ligue 1 en tres años”, dijo en su comunicado el Paris FC, que también se ha abierto en este periodo a la llegada de otros capitales extranjeros como el anglo-srilanqués Allirajah Subaskaran, propietario de Lyca Mobile (10%), o un grupo inversor armenio acompañado por un operador de apuestas deportivas que desembarcará en breve, según contó ‘Le Parisien’. Aún así, Ferracci conserva la mayoría del accionariado: “Es una oportunidad para llevar al club a una nueva era”. El derbi de París está cada vez más cerca.