BásquetbolMás Noticias 2

El crack que descubrieron por unas papas fritas

Hay algunos que afirman que en la vida está todo escrito y que el destino es inalterable. Aquellos que apoyan esta teoría estarán gustosos de escuchar el caso de Ja Morant, una de las estrellas que a sus 22 años brilla en la NBA y que fue descubierto gracias a ¡un paquete de papas fritas! ¿Difícil de creer?

Corría el mes de julio del año 2016 cuando James Kane, un cazatalentos de la Universidad de Murray State, viajó más de siete horas desde Kentucky hasta la secundaria de Spartanburg en busca de Tevin Brown, un jugador del cual le habían llegado buenas referencias y estaba decidido a seguir.

Sin embargo, en la espera por ver al adolescente, el hambre le jugó una mala pasada y lo obligó a ir a comprar una bolsa de papas fritas. En su camino, el ruido de una pelota picando le hizo parar las antenas y dirigir su atención hacia las canchas secundarias.

Allí se estaba jugando un 3 vs. 3 y había un chico que demostraba un talento diferente del resto y deslumbraba a pura canasta y asistencia, con una velocidad superior a la media de su tipo. Obviamente, esto llevó a que Kane preguntase quién era ese pequeño que la dejaba chiquita.

“Temetrious Morant”, le dijo el organizador de la muestra. Aunque, claro, también se aclaró que todos lo conocían como Ja, vivía en Dalzell (una pequeña localidad en Carolina del Sur) y que su padre llegó a jugar con Ray Allen, segundo máximo anotador de triples en la historia de la NBA y dos veces campeón en la liga estadounidense, que también había nacido allí.

Al día siguiente, el cazatalentos volvió al gimnasio de la secundaria de Spartanburg para ver a Ja jugar un 5 vs. 5. Apenas unos minutos le alcanzaron para darse cuenta que el chico estaba destinado a hacer algo grande. Kane llamó al entrenador de la Universidad de Murray State, Matt McMahon, para invitarlo a ver al incipiente talento.

Prontamente comenzó a darse a conocer en el mundo del básquet universitario: fue el primer jugador en promediar al menos 20 puntos y 10 asistencias en una sola temporada. Tanto impresionó en ese universo que un entrenador rival lo calificó de la siguiente forma: “Es una mezcla de John Wall con Chris Paul”.

Tan buena fue su performance allí que en 2019 fue elegido en la segunda posición del Draft por Memphis Grizzlies y ya en su primera temporada en la NBA fue nombrado rookie del año. Más tarde, el 26 de mayo del 2021, anotó 47 puntos en un partido de playoffs ante Utah, siendo el primer jugador de los Grizzlies en llegar a esa cifra en la postemporada y el segundo más joven (21 años y 289 días) en anotar más de 45 puntos en esa instancia. Este año volvió a repetir ese récord en el reciente partido vs. Warriors.

Actualmente, Morant, que en enero de este año fue elegido para disputar su primer All Star Game, es el líder indiscutible de su equipo y tiene un objetivo entre ceja y ceja: darle a Memphis su primer anillo en la NBA. En la temporada pasada llegó hasta los cuartos de final de la Conferencia Este, donde cayó ante el mencionado Utah luego de vencer en el repechaje a Golden State.