FútbolMás Noticias 2

¿De dónde sacan los equipos brasileños el dinero para reforzarse?

 

Corinthians quiere a Edinson Cavani o a Luis Suárez. Flamengo busca a Philippe Coutinho. Palmeiras y Atlético Mineiro con planteles repletos de estrellas, quieren mantenerlas y van por más. Todos estos titulares aparecen semana a semana en los principales portales brasileños que siguen de cerca el fútbol de ese país.

Los ejemplos previos alcanzan. Felipe Luis, Hulk, David Luiz, Gabigol, Felipe Melo, Diego Costa… La lista podría continuar por varios renglones más para tirar por tierra que estas noticias se tratan solo de especulaciones periodísticas. Y eso sin contar las figuras que, en otros momentos, ya habrían emigrado a Europa pero que el dinero brasileño consigue retenerlos en sus equipos.

Mientras algunos clubes sudamericanos no pueden hacer grandes erogaciones, menos ahora por la crisis que generó la pandemia -ver caso de Argentina, con la disparada del dólar-, en Brasil durante los últimos años se cansaron de comprar estos jugadores que tienen pasado inmediato en las principales ligas del mundo.

Lo cierto es que el tamaño del mercado de ese país, compuesto por el reparto impresionante en premios, la venta de futbolistas en muchos millones de dólares y la venta de derechos para la transmisión de los partidos permite que los clubes citados jueguen realmente en otra liga. Así sacan diferencias con sus rivales en las Copas que organiza Conmebol.

Revisar las cuentas de algunos de estos equipos basta para entender el dinero que manejan, incluso cuando algunas instituciones tienen deudas realmente importantes que afrontar en el corto plazo.

Flamengo, por ejemplo, cuenta con el plantel más completo de Sudamérica. Solo le hacen competencia el Atlético Mineiro y Palmeiras. El club de Río es el más sólido en lo financiero de todo Brasil, y mucho se lo debe a sus millones fanáticos, que llenan estadios, compran camisetas y generan ingresos.

Para este 2022, el Fla tiene proyectado sumar mil millones de reales, es decir, 176.5 millones de dólares. Una cifra descomunal para estas latitudes. ¿Y de dónde sale ese número? Pues bien, el club ganará 26 millones de dólares solo de la venta de entradas y del ingreso que generan los socios abonando su cuota. Estiman que para 2022 recuperarán a aquellos que dejaron de pagar por la pandemia.

Pero todavía hay más. 40.6 millones saldrán de lo que pagan las cadenas de televisión para transmitir sus partidos. Sí, suena demasiado, pero Flamengo cuenta con hinchas desperdigados por todo el país y el mundo, por lo que cada dólar vale. Casi 23 millones recibirá en concepto de premios y 45 millones por marketing. El resto se completa gracias a contratos por publicidad.

Ojo, también hay que tener en cuenta los gastos, aunque el superávit del Fla es considerable. Este año piensa gastar casi 108 millones de dólares en sostener toda la infraestructura, un 11% más que en 2021. Pero no piensa generar grandes inversiones en contratar nuevos futbolistas: ‘apenas’ 17.6 millones.

El tema es que, de esa gran torta, buena parte irá para terminar de pagar los pases de jugadores que ya están en el plantel, como Gabigol. Otros sueños, como el de Coutinho, se solucionarían con una menor erogación de dinero porque vendría a préstamo. Aunque el salario va a ser un porcentaje importante de esos 108 millones de gasto.

Palmeiras también tiene millones de razones para incorporar. Al consagrarse campeón por segundo año consecutivo, obtuvo este premio dos veces en apenas dos temporadas, por lo que acumula 45.100.000. No todo eso va a parar a las arcas del club para que los dirigentes decidan qué hacer con ese dinero, sino que mucho se va para el plantel y el cuerpo técnico en concepto de plus por objetivos.

Además, lo que acordó ahora el Verdao con Globo es un contrato por tres años a cambio de 150 millones de reales, algo así como 26.350.000 de dólares. Una cifra impactante y que pocos equipos en Sudamérica pueden alcanzar sólo por derechos de imagen para su televisación. Esto quiere decir que por cada temporada Palmeiras recibirá 50 millones de reales, casi nueve millones de dólares.

Lejos en los últimos años de pelear cosas importantes, al menos a nivel continental, el Timao pretende jugar a la altura de estos grandes equipos y tener aspiraciones fuertes en la Copa Libertadores 2022. Por eso -aunque ahora parece más difícil- sonó el nombre de Edinson Cavani para reforzar la delantera. Incluso, otros sueñan con Luis Suárez, que no renovaría con el Atlético de Madrid.

Incluso aunque estas incorporaciones no se den, Corinthians apunta alto, incluso con una deuda monstruosa, que algunos aseguran que está cerca de los 175 millones de dólares, tal como plasma UOL. Eso, con un presupuesto de 2.5 millones solo en sueldos de plantel. Así y todo, además de ya contar con Willian, ahora sumó a Paulinho, el volante ex Barcelona.

El Timao, de todas maneras, planea tener un superávit de 1.8 millones de dólares en 2022. A partir de la venta de futbolistas, derechos y otros ingresos, el club asegura haber recuperado el crédito luego de unos años de desconfianza. Además, cuenta con el apoyo de una consultora financiera que les hace estas planificaciones, que pronostica 88 millones de dólares de ingresos brutos.

Además, el Grupo Taunsa, uno de los patrocinadores, se comprometió a afrontar parte de la inversión que implica la llegada de Paulinho, así como también sucede con otras empresas que pagan parte del salario de otras figuras del equipo. Brasil compite en otras ligas.