HockeyMás Noticias 2

Un refuerzo muy valioso para Maristas

Tras un tiempo en suelo brasileño, Antonella Tabanera regresó a su tierra natal y enseguida se sumó nuevamente a Maristas.

¿Cómo fue la experiencia de haber jugado al hockey en Brasil?

“Jugué pero poco porque en realidad estuve en lugares donde no había hockey. Cuando estuve en Río averigüé y jugué en un club que se llama Carioca. Pero como allá las distancias son muy grandes, entrenaban una vez a la semana. Además tampoco tienen cancha entonces entrenan en la cancha que se utilizó en los Juegos Olímpicos pero que está ubicada dentro de una villa militar bastante alejada de la ciudad” y agregó “Igual la experiencia estuvo re buena porque yo tenía muchas ganas de jugar al hockey entonces un poco me saqué las ganas”.

Cuando volviste, ¿tenías ganas de jugar al hockey, lo tenías pensado o te convencieron?

 “Una de las cosas que más extrañé es el hockey, no solo jugar sino todo lo que conlleva, la parte social, los domingos en el club, las inferiores, compartir. Así que apenas llegué empecé a entrenar”.

Antonella también hizo referencia a su actualidad deportiva.

“Recién ahora me estoy sintiendo físicamente un poco mejor, con el palo y la bocha. Jugando en Intermedia y ganando minutos en Primera”.

A propósito, ¿con qué equipo te encontraste?

“Está muy bien el equipo, bastante competitivo, con muchas chicas jóvenes que corren y juegan bien. Así que de mi parte iré sumando de a poco y aportando lo que más pueda”.

Su lugar dentro de la cancha

“Claramente soy defensora, me siento más cómoda jugando de tres, por izquierda. De todos modos en Intermedia quizás hay un poco más de libertad entonces juego de volante y a veces de 6. Me siento cómoda en cualquier puesto de la defensa”.

¿Jugar con amigas o gente con la que tenes  una gran relación, ayuda dentro de la cancha?

“si, obvio, cuando hay confianza y obviamente afecto es más fácil. Está bueno tener alguien detrás que sabes que te va a apoyar y si te equivocas no pasa nada y seguís para adelante. El grupo está bien, bastante unidas, elegimos juntarnos todo el tiempo y esa unión se refleja en la cancha”.

Por último, la defensora verdiblanca hizo referencia al club, a Maristas.

“En mi casa se habla de hockey y obviamente del club todo el tiempo. Una de las cosas que más extrañé cuando estaba allá era el club. Me encanta ver el club, en el que jugué toda mi vida, creciendo y con perspectivas”.

Una jugadora, con un marcado sentido de pertenencia, que a su talento le agrega una dosis de sacrificio y despliegue. Un refuerzo de lujo para Maristas de cara al segundo semestre de la temporada.